¡No dejes que mudarte a otro estado te abrume!

Mudarte a otro estado puede provocar una profunda ansiedad y frustración, pero no tiene que serlo.

Con la actitud y planificación adecuadas, mudarte a otro estado puede ser otra serie de quehaceres que, si se maneja poco a poco todos los días, puede transcurrir sin incidentes o sin sentir un antagonismo.

El motivo de tu mudanza también puede ser un factor importante en la manera en que te mudes. Tu respuesta a "qué hacer cuando uno se muda a otro estado" puede ser muy diferente a la de otra persona. Si te mudas de Massachusetts a California para buscar un empleo como surfer, actor o vinicultor, probablemente te lleve tanto tiempo como necesites para esa transición y podrás olvidarte de mucha ropa de invierno. Pero si te mudas de Florida a Illinois porque tienes que hacerte cargo del patrimonio y negocio de un ser querido que está por fallecer, tendrás más prisa y tendrás que escoger esa ropa esencial de invierno de inmediato. Cualquiera sea el caso, todos estos pasos se aplicarán a ti, pero tú tendrás que decidir el ritmo al que deseas mudarte.

Primero lo más importante... elige un día para mudarte.

Sorprendentemente, a veces es la parte más difícil, el equivalente a escribir esa primera página de una nueva novela o conducir esa primera milla de un largo viaje. Una vez que solucionas eso, el resto seguirá con mayor facilidad. Sin eso como objetivo, es muy probable que sigas postergando esas tareas esenciales hasta que es demasiado tarde y te tienes que apresurar para hacerlas; y no hay mejor forma de perder cosas o terminas pagando demasiado.

No puedes llevar todo contigo


¡Pero puedes llevar muchísimo! Según la cantidad de espacio del que vayas a disponer, probablemente tengas que dejar cosas. Elige un punto determinado o incluso una habitación de tu casa para colocar artículos que no llevarás contigo y todos los días agrega una o dos cosas más en esa área. ¿Qué no es prescindible para ti? ¿Y qué necesitas absolutamente contigo?

Frecuencia de uso, valor emocional, precio, tamaño... todos estos son factores a considerar. Quizás tengas que comparar funcionalidad y sentimentalismo muchísimo, pero no permitas que eso te demore para hacer esas difíciles elecciones. ¡Hazlas y no mires atrás, o podrás terminar haciendo conjeturas de todas las elecciones de lo que llevas o dejas!

Imperativo categórico

Respecto a los artículos que llevas, necesitarás elegir un espacio donde podrás acceder fácilmente a ellos. Incluso antes de pensar en obtener cajas, deberías categorizar todas tus pertenencias y dejarlas en las áreas correspondientes. Por ejemplo, Cocina, Baño, Libros, Suministros de mascota, Computadoras, TV y otros electrónicos, etc.

Empaca con tiempo, empaca de manera inteligente

No esperes hasta el día antes de mudarte para empacar. Hazlo de a poco para evitar esa sensación abrumadora de inutilidad. Empaca por categoría o habitación, no importa, simplemente sigue empacando una vez que comienzas. Incluso si no empacas nada más hasta el día de la mudanza excepto un artículo por día, ese será un artículo por día menos de lo que deberías haber tenido que empacar.

También, según el destino al que te mudes, necesitarás hacer espacio para algunos artículos nuevos o decidir si dejarás aún más cosas. El clima será el factor más importante en este aspecto. Por ejemplo: las prendas de países de clima frío son más voluminosas que las prendas de estados cálidos, pero en un área más templada también sudarás más. De modo que es probable que necesites conservar un suministro más grande de prendas de "respaldo" hasta que tu cuerpo se aclimate completamente al calor y sude menos.

¡Cuatro paredes y un techo no se alquilan solas!

Si sabes que te mudarás a otro estado pero aún no sabes exactamente el lugar donde vivirás, haz que eso sea tu próxima tarea. Las probabilidades son que no tendrás tiempo para la expedición de la mudanza de estado a esto de varias semanas que, generalmente, toma conseguir una nueva casa, pero está bien. Hay muchos recursos en línea que harán ese trabajo preliminar por ti, lo cual te brindará una amplia variedad de estadísticas e imágenes de propiedades actualizadas.

Street View de Googlemaps, si bien no es necesariamente útil en las búsquedas de propiedades, puede ayudar a tener un panorama con fotos de como es tu posible "casa" nueva.

Elige una compañía de mudanza o pídele a tus amigos

Alguien tiene que ayudarte con la mudanza, y será una compañía de mudanza profesional o un grupo de tus mejores amigos, al menos si el estado al que te mudarás está cerca de tu actual estado. Sin embargo, si el primero, toma un poco de tiempo en averiguar y ver si tus amigos han encontrado una compañía u otro particularmente fiable, filtra la elección a nos más de tres compañías de mudanza y obtén cálculos del costo de los tres.

Si tus amigos te ayudarán, asegúrate de tener una (o dos) comidas listas para ellos y mantenlos hidratados. Los accidentes ocurren cuando las personas están cansadas (por falta de comida) o sus mentes están en otra cosa (cómo lo sedientos que están).

Notifica, notifica y notifica

Una vez que sabes dónde vivirás (y cuándo), cuéntale a todos los que necesiten saberlo. Eso incluye a tus seres queridos, negocios y agencias gubernamentales. Primero, completa un formulario de cambio de dirección con el correo. Eso asegurará que todos tus correos se envíen al lugar correcto, pero siempre hay excepciones a la regla. Para evitar este problema, envía tu cambio de dirección a todos los interesados, incluyendo tu compañía de servicios públicos (también notifica cuándo podrán cortar los servicios), instituciones financieras y de crédito, el departamento de RRHH de tu empleador, Servicio de Rentas Internas, amigos, familiares, tu médico y farmacia.

Un "nuevo" estado de mente

Ya no no te mudas a otro estado... ya te has mudado. Tu nueva casa puede parecer una casa hecha de cajas ahora, pero antes de que te pierdas en cómo desempacar, hay algunos otros temas más importantes que quizás quieras solucionar.

Probablemente necesitarás una nueva licencia de conducir, registro, etiquetas de vehículo y seguro, si no pasa mucho transporte por tu casa. Alternativamente, quizás necesites obtener un pase de subte/tren/colectivo y tomarte un tiempo para conocer ese sistema.
Escoge algunas artículos imprescindibles en el almacén y ferretería.

Y aún más importante, averigua la ubicación del hospital, la estación de bomberos y las estación de policía más cercanos.

Sin embargo, tu necesidad de mantenerte en contacto con otros, desde tus seres queridos hasta los servicios de emergencia, no serán menos importante que cualquiera de estos ítems. Aunque, con Vonage, puedes eliminar esta preocupación toda junta y mantener tu número de teléfono del estado del que acabas de irte, ¡el mismo código de área y todo! No necesitas cambiar los números y compartir esa información a través de actualizaciones, mensajes de texto e emails molestos.

Lo único que tienes que hacer es empacar tu teléfono residencial y tu Vonage Box™ para la gran mudanza, luego enchufar tu servicio de Internet y tu teléfono en la parte trasera del Vonage Box… y listo, ¡tu nuevo número de teléfono es tu antiguo número de teléfono!

Sin embargo, si tu mudanza de estado a estado será un viaje largo, a un estado donde tienes muy pocos contactos nuevos, deberías obtener la oferta de Vonage para incluir un nuevo número local en tu teléfono residencial, además de tu número local antiguo. Ya sea que tus amigos pueden llamar a tu número original o nuevo, siempre se comunicarán contigo a tarifas locales.

Mira e imprime toda nuestra lista de verificación sobre cómo mudarse aquí.

Y si aún no eres cliente de Vonage pero pronto te mudarás a otro estado pronto...

Suscríbete con nosotros y podremos transferir tu número dentro de los 10 días hábiles ¡y podrás llevar tu antiguo número contigo!

Conoce más sobre cómo mudarte con Vonage y cómo puedes mantener tu número si transfieres tu servicio de telefonía a Vonage.