¿Te mudas a un pueblo pequeño?

¿Te encuentras en una extraña situación de mudarte a un pequeño pueblo?

Quizás es por trabajo, quizás es por cuestiones familiares o simplemente porque necesitabas un cambio de ambiente. Cualquiera sea la razón, casi seguro vas a experimentar un poco de choque cultural.

Estos días, situaciones como estas, generalmente, involucran la mudanza de una persona de un pueblo pequeño a una ciudad grande, no al revés, ya que mucho capital de la civilización moderna y, por lo tanto, la fuerza laboral se vinculan a áreas metropolitanas grandes. Sin embargo, el cambio de estilo de vida y ritmo cuando te mudas a un pequeño pueblo desde una ciudad grande será notable y conmovedor. Aquí mostramos algunos de los problemas más importantes que probablemente surjan y algunos consejos para solucionarlos.

Escala y alcance

En primer lugar, ¿qué significa llamar a una pequeña ciudad o pueblo? "Pequeño" es un marco de referencia completamente subjetivo. Por ejemplo, si te mudas de New York City, cualquier otro lugar más pequeño que Chicago parecerá pequeño si lo comparas con mudarte a un pueblo pequeño desde, digamos, San Diego o Seattle.

Pero supongamos un transición más extrema, digamos de NYC a un pueblo de no más de unos miles de residentes. Lo que más te afectará no es otra cosa más que su ausencia. Donde vivías anteriormente en lo que era esencialmente un rompecabezas humano que cambiaba siempre con nuevas caras y sitios en cada esquina, ahora verás los mismos lugares y personas todos los días, y muchísimos menos.

Si bien esto puede sonar demasiado ralo para un ex residente de ciudad, como la mayoría de las cosas, este cambio crecerá con el tiempo si te das la posibilidad. Quizás disfrutabas de muchas de las tiendas, restaurantes y bares de la ciudad específicamente porque evocaban el encanto de un pueblo pequeño o presentaban un aspecto más parecido a una villa. Ahora tendrás la oportunidad de llevar esas cosas de la fuente al pueblo pequeño. Esos tipos de ritmos verás que no son menos encantadores por ser realmente parte de un pequeño pueblo que cuando formaban parte de un viaje en subterráneo y un municipio.

Ritmo


El segundo cambio/desafío más grande para ti después de mudarte a un pueblo pequeño será aceptar que la vida se mueve a ritmos MUY diferentes según la ubicación. En los pueblos pequeños, las tiendas y restaurantes cerrarán más temprano de lo que estás acostumbrado. Generalmente, hay menos energía frenética y cinética y menos personas que siempre parecen estar apuradas por llegar a algún lugar. Muchas veces, la "vida nocturna" se vincula a uno o dos lugares locales y no solo cerrarán más temprano de lo que quizás estás acostumbrado, sino también sus selecciones pueden estar limitadas. Lo cual no necesariamente es malo. Generalmente, una ciudad grande comparada con un pueblo pequeño tienes las mismas actividades comerciales, la diversidad y el alboroto de, por ejemplo, New York definitivamente tiene mucho para recomendar, pero un pueblo pequeño tiene simplicidad y paz.

Salud

También, la misma idea de prosperidad difiere de una ciudad a un pueblo. Los pueblos pequeños requieren menos servicios públicos (por ej., subterráneo) y generalmente no se necesita espacio, mientras en una ciudad grande, la necesidad por espacio y el acceso normal a los servicios públicos definen una gran parte de lo que incluso significa vivir en una ciudad. Debido a esta diferencia, hay menos necesidad de salarios más elevados para mantener un costo de vida más alto en un pueblo pequeño. De modo que los pueblos pequeños generalmente no son el lugar donde encontrarás tu fortuna. La ventaja de esto es que aprenderás a redefinir tu sentido personal de propesridad de otras formas, a través de amistades unidas, y un sentido de comunidad, la fotrtaleza de la cual, a medida que crezca, probablemente te deje atónito. Te sentirás muy cómodo con, como ellos dicen, "las cosas pequeñas".

En última instancia, el mejor consejo para cualquiera que se mude a un pueblo más pequeño es simplemente respirar, mirar a tu alrededor... y comenzar de nuevo. Tabla rasa. Estás comenzando una vida nueva. Relájate y aprende a compartir tus mejores aspectos y olvídate de las partes más céntricas de la ciudad que ya no tienen sentido en un pueblo pequeño. Y sobre todo, mantente abierto a lo puedas aprender de tu nueva comunidad.

Mira e imprime toda nuestra lista de verificación sobre cómo mudarse aquí.

Y no importa el lugar al que te mudas, si eres cliente de Vonage, podrás llevar tu servicio de primera calidad y confiable dondequiera que vayas. También mantendrás tu número original. Si estás en el 212 en NYC, podrás mantener ese número local cuando te mudes a Nome, Alaska. Puedes agregar una segunda línea local para que a tus queridos amigos de Nome le resulte más fácil conocerte.

Para quien aún no es cliente de Vonage, si nos permites alrededor de 10 días hábiles para cambiar tu número, puedes mudarte a un pueblo pequeño con tu antiguo número local o puedes obtener un "número de pueblo pequeño", incluso antes de mudarte.

Conoce más sobre cómo mudarte con Vonage y cómo puedes conservar tu número cuando transfieres tu servicio de telefonía a Vonage.