Qué guardar y qué tirar cuando te mudas

Estás por mudarte pero no estás seguro qué guardar y qué tirar.

Un problema común y uno sin soluciones básicas, pero déjanos ayudarte con algunas sugerencias de todos modos.

Aquí te mostramos cuatro factores específicos para examinar el problema.

    • ¿Te encanta y lo usas con frecuencia?
      Consérvalo.

 

    • ¿Definitivamente no te encanta, no lo usas mucho?
      Bótalo.

 

    • ¿Lo usas pero dudas qué hacer?
      Piénsalo y decide.

 

    • ¿No lo usas pero te encanta demasiado?
      Consérvalo a menos que sea un enorme inconveniente.

 

Al decir "Bótalo" no necesariamente significa que tienes que tirarlo a la basura. También puedes reciclarlo o donarlo. O quizás dárselo a un amigo o ser querido. Las plantas, electrónicos con muy poco uso, muebles, libros... todos son candidatos para esta opción. Considera donarlos en lugar de tirarlos a la basura.

Muchas personas tienen problemas con qué guardar y qué tirar, con las cosas que consideran que los define. Parte de ello es porque muchos de nosotros viven con un pie en el posible futuro, en el que finalmente sortearemos para arreglar ese maletero roto pero familiar, o en el que esa batidora gigante se pone en funcionamiento en una maratón para hacer magdalenas, en el que el equipo LaCrosse se guarda para un primavera repleta de juegos informales en el parque.

Otra parte de esto es que las personas, en general, tienen dificultad para priorizar, todo puede parecer de igual valor si se considera todo junto. Comienzas a sentirte abrumado y abandonas, sin dejar tiempo para tomar la mejor decisión antes de mudarte.

El punto es que no necesitas tomar una decisión rápida con ninguno de estos artículos. Para cualquier cosa que tenga un apego emocional o sentimental particular, lo último que debes hacer es apresurarte. Si debes hacerlo, crea una pila de artículos cuya suerte aún estás deliberando. Los escaneos diarios te ayudarán a hacer elecciones a un ritmo lento pero estable, y a medida que la pila disminuye por artículo, también tendrás tiempo de revertir una decisión posteriormente si consideras que no era la correcta.

Otros consejos prácticos

No te sientes mientras seleccionas los artículos. Comenzarás a sentirte como si no fuera una tarea activa, aunque pasiva, algo que se puede postergar.

La regla de 5 segundos: no tengas nada en las manos por más de 5 segundos o te verás tentado de conservarlo. Tómalo. Considéralo. Llévalo a la pila o consérvalo.

Establece un tiempo para comenzar y finalizar, y NO te reenvíes. Nuevamente, la tentación de comenzar un poquito más tarde y finalizar y un poquito antes se torna cada vez más fácil.

No todo será difícil de decidir en cuanto a qué conservar y qué tirar. Algo de esto es fácil, especialmente si eres cliente de Vonage. Los usuarios de Vonage pueden llevar su número residencial dondequiera que vayan. Si llevas tu Vonage Box™ contigo y simplemente enchufas tu teléfono y una conexión de Internet en la parte trasera cuando te hayas mudado, tu servicio estará listo para usar con las bajas tarifas excelentes y llamadas gratis.

Para quienes no son clientes de Vonage, también está disponible la misma opción. Lo único que tienes que hacer es cambiarte a Vonage (período de transferencia pendiente de 10 días días hábiles) y haz lo mismo, lleva tu nuevo Vonage Box contigo, etc. Además, podrás agregar una segunda línea que puede ser local a tu nuevo hogar. Todas las personas que conoces podrán llamarte desde cualquier lugar a tarifas locales económicas. ¿Cómo es eso de ayudarte a elegir qué conservar y qué tirar?

Haz clic aquí para obtener toda nuestra lista de verificación sobre cómo mudarse - ¡descarga, imprime y comparte!

Conoce más sobre cómo mudarte con Vonage y cómo puedes conservar tu número cuando transfieres tu servicio de telefonía a Vonage.